Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 agosto 2010

// Por Daniela Kozak

En la actualidad, el discurso sobre el cine ocupa un lugar preciso y por derecho propio dentro del campo cultural, con una jerarquía similar a la de la crítica literaria o teatral. Pero no siempre fue así. La figura del crítico como especialista, capaz de analizar y escribir sobre cine a partir de un conocimiento específico, determinado por la práctica cinéfila, surge en la década del 60. Hasta entonces, salvo algunas experiencias pioneras en los años 50, las revistas se ocupaban de la vida de las estrellas o del negocio de la exhibición, y las críticas en medios masivos -salvo excepciones- solían combinar la descripción argumental con la opinión arbitraria y la propaganda. Tiempo de Cine apareció por primera vez en agosto de 1960 y se publicó, con interrupciones, hasta 1968. Fueron en total 23 números, algunos dobles, que marcarían la historia de la crítica local. Editada por el Cine Club Núcleo, la revista era un proyecto entre amigos, en el que nadie cobraba, pero donde se discutía sobre directores, películas y cines de todo el mundo con rigurosidad.

El consejo directivo estaba integrado por Salvador Sammaritano, Víctor Iturralde, José Agustín Mahieu y Héctor Vena; y había un “cuerpo crítico estable”, formado por Edgardo Cozarinsky, Mabel Itzcovich y Carlos Burone. Quino estaba a cargo de la sección de humor, y en los dos primeros números se luce la mano del artista plástico Rogelio Polesello como diagramador. La revista contaba con prestigiosos corresponsales en el exterior como Guido Aristarco (Italia), George Fenin (Nueva York), Marcel Martin (Francia), Homero Alsina Thevenet y Emir Rodríguez Monegal (Uruguay). Entre las numerosas firmas que pasaron por Tiempo de Cine, se cuentan, entre otras, las del futuro realizador Eduardo de Gregorio, Roberto Raschella, Antonio Salgado, Alberto Ciria, Oscar Yoffe, Franco Mogni y las de críticos que ya tenían cierto renombre, como Domingo Di Núbila y José Miguel Couselo. Además, colaboraban algunos jóvenes que luego serían reconocidos periodistas, como Enrique Raab, Tomás Eloy Martínez, Ernesto Schoo y Horacio Verbitsky. Tiempo de Cine también solía darles la palabra a los realizadores a través de entrevistas y de textos propios, firmados por Leopoldo Torre Nilsson, Simón Feldman, Rodolfo Kuhn, José Martínez Suárez o David José Kohon.

La revista del Cine Club Núcleo se sitúa en el punto de intersección de los distintos procesos de modernización que atravesaron el cine, el periodismo y la reflexión crítica en los años 60. Y si bien no tenía una línea teórico-crítica homogénea, lo que unía a los colaboradores, locales y extranjeros, era su profunda cinefilia y el interés por un cine personal, artístico y comprometido con la realidad. Un cine que identificaban con el neorrealismo italiano y con todos los “nuevos cines” que vinieron después, y que exigía a su vez otro tipo de crítica. Tiempo de Cine era exhaustiva en la información; publicaba reseñas, entrevistas, coberturas y ensayos, pero además intervenía activamente en cuestiones coyunturales. En los editoriales, cuestionaba la censura y las malas políticas del Instituto de Cine. La revista acompañó y alentó la aparición del cine joven e independiente de la llamada Generación del 60, y promovió la crítica como herramienta de reflexión, análisis y debate.

Las películas elegidas para recordar los 50 años de Tiempo de Cine constituyen sólo un recorrido posible por esa década prodigiosa, en la que el público podía ver grandes films en los cineclubes o en las salas de cine-arte, y continuar el debate en los bares y en las páginas impresas. Hoy es difícil encontrar algunos títulos en DVD, y bastante improbable poder verlos en fílmico. En cuanto al debate apasionado y enriquecedor, hoy está más cerca de la rareza que del hábito. Por eso, la selección y las reseñas de este ciclo buscaron reflejar los gustos e intereses de la revista, pero también recuperar algo del espíritu de aquellos años.

Programadora invitada: Daniela Kozak

Del 9 de septiembre al 3 de octubre

Funciones de jueves a domingos a partir de las 15hs. Entrada $17, estudiantes y jubilados $8.

Entrada gratuita para socios del Cine Club Núcleo

Anuncios

Read Full Post »

AUTOPISTAS DE LA PALABRA

Cuartas Jornadas de Literatura y Psicoanálisis

Lo siempre nuevo: imposibilidades, conflictos, creaciones

Dirección: Liliana Heer / Arturo Frydman

18 y 19 de septiembre de 2010

PROGRAMA:

Sábado 18

12 hs. Palabras de apertura: Liliana Heer

12.30 hs. Video: fragmento de una entrevista a Nicolás Rosa por María Pía López

13 hs. Mesa 1 Tratado sobre Néstor Perlongher de Nicolás Rosa

Un barroco de trinchera, cartas a Baigorria de Néstor Perlongher

Panelistas: Laura Estrin / Adrián Cangi/ Ana Meyer / Carlos Dante García

Articula: Roberto Retamoso

14.30 hs INTERVALO

15.30 hs. Mesa  2 “Metafísica, ilusión y teología poética. Notas sobre la poesía argentina

1940/1955” de Américo Cristófalo. 200 años de poesía argentina de Jorge Monteleone

Panelistas: Fernando Murat / Anahí Mallol / Perla Sneh / Luis Erneta

Articula:   Daniel Freidemberg

17 hs INTERVALO

17.30 hs. Mesa 3 El arte de viajar en taxi de Horacio González. Diario argentino de Witold Gombrowicz

Panelistas: Ana Quiroga / Alejandro Pidello/ Lucía Blanco / Nicolás Peyceré

Articula:   Silvia Hopenhayn

Domingo 19

12 hs. Mesa 4 Fornicar y matar – El problema del aborto de Laura Klein

La mujer en cuestión de María Teresa Andruetto

Panelistas: Susana Aguad / Guillermo Saavedra / Ernesto Perez / Silvia Bonzini

Articula:      María Pía López

13.30 hs INTERVALO

14.30 hs. Mesa  5 Adán Buenosayres de Leopoldo Marechal

Un Adán en Buenos Airesde Julio Cortázar

“Adán Buenos Aires la armonización tutelada” de Sebastián Hernaiz

Panelistas: Ricardo Coler / Susana Cella/ Carlos Gustavo Motta / Mary Pirrone

Articula:  Mario Goloboff

16 hs INTERVALO

16.30 hs Nicolás Casullo por Guillermo David

Video: fragmento de una entrevista a Nicolás Casullo por María Pía López

17.30 hs. Plenario ¿Habrá tiempo en el lenguaje para lo siempre nuevo?

Graciela Musachi / Jorge Chamorro / Horacio González / Noé Jitrik

Palabras de cierre: Arturo Frydman

Biblioteca Nacional

Agüero 2502 – Sala Juan L. Ortiz, piso 3º

18 y 19 de septiembre de 2010

Entrada libre y gratuita

Se entregan certificados de asistencia

Inscripción e informes autopistasdelapalabra@gmail.com

Comité asesor: Silvia Hopenhayn / Nicolás Peyceré / Ana Quiroga / Carlos Dante García / Américo Cristófalo

Coordinación general: Macarena Cordiviola

Jornadas dedicadas a la memoria de Nicolás Casullo y Nicolás Rosa.

Las Autopistas de la Palabra han sido declaradas de interés cultural por el Honorale Senado de la Provincia de Buenos Aires en 2005.

AUSPICIOS: Biblioteca Nacional – Secretaría de Cultura Presidencia de la Nación – Subsecretaría de Cultura de La Plata – Sociedad de Escritoras y Escritores de la Argentina – Escuela de la Orientación Lacaniana – Fundación Descartes – Fundación El Libro – Cámara Argentina de Publicaciones – Centro Cultural de la Cooperación – Audiovideoteca de Buenos Aires – Ciudad Abierta  Editorial Planeta – Grupo Editor Latinoamericano – Bajo la luna – Paradiso Ediciones – Editorial Mansalva – Editorial Catálogos – Ediciones Colihue- Revista La mujer de mi vida – Pensamiento de los Confines – Las ranas – Librería La Barca – Librería Norte – Librería Lilith – Librería del Mármol.

Read Full Post »

ASOCIACIÓN CORAL LAGUN ONAK

interpreta  de Johannes Brahms

Ein Deutsches Requiem op. 45

(Versión Londres)

Solistas: Silvina Sadoly (soprano) y Norberto Marcos (barítono)

Piano a cuatro manos: Matías Chapiro y Guillermo Salgado

DIRECCIÓN: MIGUEL ÁNGEL PESCE

DOMINGO 29 DE AGOSTO – 17hs.

Iglesia de Santo Domingo (Av. Belgrano y Defensa)

No se lo pierdan.

La más bella poesía de la muerte

Por Margarita Pollini

“Estoy realmente poseída por tu Réquiem”. Para Johannes Brahms (por entonces un anciano de 34 años) ningún veredicto sobre una de sus primeras obras a gran escala debió importar tanto como éste, el de Clara Schumann. El compositor (nacido en Hamburgo en 1833 y muerto en Viena en 1897) fue parte del círculo íntimo de Robert Schumann y su esposa, casi un hijo más de esa pareja extraordinaria. Y ella fue el gran amor de Brahms, tal vez el único verdadero del hombre solitario que una vez escribió: “Las otras mujeres prometen un paraíso que sólo Clara puede abrir”. Es probable que el intento de suicidio de Robert, su enfermedad  y su internación y muerte en un asilo de alienados en 1856 hayan sido el germen del Requiem alemán (Ein deutsches Requiem), aunque sin dudas la pérdida de su madre 9 años después determinó el comienzo de su composición. A diferencia de las misas de réquiem tradicionales, el opus 45 de Brahms no se basa en el texto litúrgico en latín sino en fragmentos de la traducción de la Biblia (hecha por Lutero) elegidos por él mismo con un sentido poético, según dijo alguna vez. Pese a que un estreno parcial en Viena (fin de 1867) no tuvo una buena recepción, la ejecución completa en Bremen cinco meses más tarde marcó su primer gran éxito como autor. La “versión Londres” para 2 pianos -o uno a 4 manos- fue hecha por Brahms con especial cuidado por mantener la riqueza de su orquestación, ya que le interesaba que su “obra inmortal” (así la llamó) viviera más allá de las grandes salas de conciertos. Tenía plena conciencia de su trascendencia, y de ser uno de los que (como dicen las palabras del Apocalipsis con las que cierra el Deutsches Requiem) “pueden descansar de sus fatigas, porque sus obras los acompañan”.

Read Full Post »

Read Full Post »

Read Full Post »

1. Club Alemán. El restaurante del club alemán es un secreto bien guardado. Piso 21 en Corrientes y el bajo, vista panorámica de la ciudad y una ambientación retro setentista. Kassler, leberkässe, gulasch con spätzle y otros platos de pronunciación difícil pero ricos. Sólo para almozar. (Corrientes 327, piso 21. Tel. 4311-0716)

2. Galería Güemes. Encerrada en medio del cemento de Florida y San Martín, a la Galería Güemes –uno de los edificios más imponentes de la ciudad– ni se la ve. Ahora que recuperaron su mirador, es un buen momento para tener una panorámica en 360 grados. (San Martín 170, jueves a las 16 hs)

3. Biblioteca nacional. Hay que ir con DNI para que te dejen entrar. Lo ideal es llevar un libro propio, adueñarse de un cómodo sillón al lado de un ventanal (fuera de la sala de lectura), un café y mirar los edificios y el río, leer, y –por qué no– dormitar al sol desde su 5to piso. (Agüero 2502)

4. Torre de los ingleses. Se llama Torre Monumental y, desde el mirador, el barrio de Retiro y la terminal aparecen como una ciudad que no conocemos: la que se ve a 35 metros de altura. (Av. Del Libertador 49)

5. Edificio Comega. Hay que decirlo: el restaurante (A222, se llama) es caro y no es bueno, pero el edificio y la vista son insuperables. Mejor, en todo caso, para tomar un trago o una copa de vino al atardecer. (Corrientes y Alem)

Read Full Post »

El escritor Pablo Ramos, colaborador y amigo de la casa, es también –como ya saben los que estuvieron hace unas semanas en la presentación del último número de la revista– un gran cantor de tangos. Esta vez se presenta junto a Ernesto  Snajer el domingo 29 de agosto, a las  21 hs. en No Avestruz. Humboldt 1857. Anticipadas: $30

No se lo pierdan.

Read Full Post »

Older Posts »